¿Será que Quino tendrá razón?